domingo, 3 de abril de 2011

¿Mujeres machistas?

Caso #1:
Se encuentran de pié en el transporte público un hombre de unos 24 años alto de piel blanca, pelo negro, barba y vestido formal al cual llamaremos EL HOMBRE y una mujer  de 30 años pelo largo rubio, piel blanca, medidas perfectas, con un escote que mostraba sus intenciones ocultas y una minifalda que le quitó algo de inocencia al niño del puesto de atrás, a la cual denominaremos LA MUJER. Todas las sillas del bus van ocupadas, sin embargo, a mitad del camino un muchacho se levanta de su puesto (al lado de EL HOMBRE) y se dirige al timbre del bus cuando pasa cerca a su destino. LA MUJER suelta una pequeña sonrisa mirando a EL HOMBRE, a lo cual EL HOMBRE no presta importancia alguna. EL HOMBRE ha caminado algunas cuadras de más en el momento anterior a subirse en el bus, por lo tanto, lo que piensa es en sentarse. Y eso hace. LA MUJER lo mira con fuego en los ojos y el único comentario que se escucha en el bus es: -"Grosero!", a lo cual EL HOMBRE ignora y sigue pensando en las cosas que aquejan su vida.

Caso # 2:
Una caminata ecológica en el campo junto con amigos y conocidos. En el principio, uno de los integrantes del grupo está subiendo unas escalas naturales, su pié resbala y cae un pequeño trayecto. Al ver que no fue grave, las risas no se hacen esperar. El tipo se levanta y sigue su camino. Llegan a la mitad del camino, toman su almuerzo, y descansan un rato. Luego, todos se alistan para continuar su camino, y para salir del sitio donde se encuentran deciden saltar una pequeña barda, y así no dar una vuelta entera. LA MUJER que sale después que los demás, intenta subir la barda, y con un poco de esfuerzo lo logra, y da un pequeño salto para pasar al otro lado. Alcanza los demás, y sale de su boca un sutil comentario como: -"Aquí hacen falta caballeros!". Para los demás, ese comentario no existió.


En la historia, se ha presentado una patética desigualdad de géneros. Es un colmo que científicas y mujeres artistas se escondieron detrás de los nombres de sus esposos para presentar sus investigaciones y obras. La liberación femenina que surgió en los años 60 es una respuesta natural y merecida, de la cual salieron movimientos e ideales de igualdad muy certeros. Sin embargo, la ambición que caracteriza al ser humano no permite que se mantenga esta igualdad, sino por el contrario envía todo un poco mas allá. Ya no se busca igualdad, sino protagonismo. En las protestas de hoy se lucha no por una igualdad sino por un puesto, un sitio o por la subordinación de el hombre. ¿Esa es la igualdad?. Pero cuando algo sale mal, o las cosas se complican, algunas mujeres se ocultan en su género con el fin de recibir ayudas extraordinarias en sus fines (tal como se ve en los casos expuestos en el principio.
Esta iba a ser una idea mucho más larga y compleja, pero el sueño me invade en estos momentos. Así que concluiré. Apoyo 100% la igualdad de géneros, al punto que es algo común y corriente y que así como se da se recibe. No podemos aspirar a tenerlo todo como un grupo o un género, pero si como personas. Y esas aspiraciones no dependen de razas o géneros, y no debemos utilizar una desigualdad como primer escalón para dichas ideas. Si nos basamos en que todos somos iguales, descubriremos las verdaderas armas que tenemos para enfrentar la vida, sin buscar ayuda de un grupo específico y/o género.
Ash, siento que no escribo todo lo que tengo, siento que queda mucho por decir, pero no me quiero esforzar más. Solo dejo una idea abierta, y si se genera un debate sería fabuloso!. Por ahora les dejo un extra: Son 5 minutos de la vida de un personaje, de atrás para adelante. Si no logran entender la historia, pueden buscar en YouTube el video contrario.