domingo, 9 de marzo de 2014

¡Mi hermana está en cuidados intensivos!

30 de mayo del 2010, 08:00am:
- ¡Permisooooo!, ¡¡permisooo!!, ¡¡¡abran paso!!!! - gritaba el camillero avanzando rápidamente entre los pasillos del hospital para llegar a reanimación y salvar el paciente mientras llegaba el doctor. Apenas cruzó las puertas le perdí el rastro. No pude ver más y la preocupación me invadía, así como cada vez que a mi hermana le sucedía algo. Así es, no es la primera vez que la acompañaba en esta situación, y se estaba volviendo algo habitual. Admito que me preocupo cada vez que la cosa se pone grave, pero aveces la veo tan alegre que me olvido por completo de su problema. Mucha gente nos quiere ayudar, pero al rato se les pasa y todo vuelve a esa "normalidad" que si la analizo me asusta. ¿Qué le pasa a mi hermana?, ¿por qué está muriendo?... mientras pensaba todo esto se me acerca una enfermera y me pregunta:
- ¿Nombre del paciente?
- Colombia - Respondo con orgullo y dolor a la vez.
- ¿Edad?
- 204 años.. creo...
- ¿Causa de ingreso?
- Mire enfermera, si supiera lo que le pasa a mi hermana no estaría acá. Tan solo ha tenido un malestar hace muuuchos años y no ha podido ser determinado por nadie.
- Sé que es incómodo hablar del tema señor pero... debo determinar las causas por las cuales hacen su ingreso a esta institución. ¿Qué le pasó exactamente a la paciente para que la ingresaran de esta forma?
- La verdad, es que he sido muy descuidado con ella. La dejo en manos de personas inescrupulosas que dicen que la cuidarán y terminan haciéndole mucho daño. No le dan de comer, no la atienden y si mi hermana gana algo de dinero se lo quitan. Hace 8 años la cuida un personaje que no hace sino sacarle hasta el último peso. No le importa pasar por encima mío y del que sea. y ahora que ha terminado el contrato con este tipo ella desmayó y la traje de inmediato a ver si se puede solucionar algo y me dan luz de qué puedo hacer.
- Señor, disculpe que me meta en un campo tan personal pero con eso que me cuenta noto que está en sus manos que ella mejore, ¿por qué la deja en manos de semejantes personas?
- Soy una persona muy ocupada. Debo atender miles de solicitudes y trabajos, tengo familias, negocios, y si no les presto atención inmediata todo se derrumba. Puedo enfermar yo también.
- ¿Y no hay más personas que la puedan cuidar?
- Hace 4 años se venció el contrato de la persona que la cuidaba, pero si le soy sincero, me invade la pereza al buscar otras soluciones. Tan solo me fijé en lo poco bueno que hizo y le renové el contrato.
- ¿Hizo algo bueno? ¡mire el estado en el que la trae!
- Sé que nos roba, lo sé... sé que pasa por encima de nosotros, lo sé... sé que nos ha destruido social, cultural y económicamente hablando con fines personales pero... ¡al menos se ha dedicado a acabar con una de las enfermedades más graves que tiene mi hermana!
- Eso lo dirá el diagnóstico señor. Mientras tanto, aproveche el día de hoy para buscar una persona que realmente le ayude. La pereza y el conformismo no le trae nada bueno, más aún si les hace daño de frente.
- Gracias por su consejo señorita, lo tendré en cuenta. Avíseme en cuanto sepa algo.
- Así lo haré.
Cada vez que la traigo acá me desahogo, sé que estoy haciendo mal pero mis necesidades urgentes me enceguecen. No sé dónde va a terminar esto. ¿Será que vuelvo a contratar al mismo personaje? En mi casa tengo varias hojas de vida más. Tal vez deba ir a revisarlas. - Pensaba mientras caminaba de lado a lado en la sala de espera. Así me decidí, salí y me monté en mi auto para dirigirme a mi casa y mirar esas hojas de vida y así tomar una mejor decisión.

Al llegar a mi casa, descargué mi maleta en la sala y subí a mi estudio donde guardaba las hojas de vida. Comencé a revisar la primera pero... todo se me hace tan confuso. ¡Debía analizar muchas variables!, números, procesos, ideas, nooooo. Lo único que era seguro es que no podía contratar al mismo, pero no porque no quisiera sino porque la ley me lo prohíbe. Así que después de haber mirado unas cuántas, tuve mis ojos en dos posibles personajes. Uno se ve prometedor, y tiene un gran historial y el otro... el otro era solo uno de los ayudantes del anterior. Teniendo esas posibilidades solo debía analizar un poco más, pero era la hora de sacar mi perro y lo olvidé. Entró la tarde y al ver que había dejado el proceso tirado solo decidí posponer la escogencia. Solo decidí ir corriendo al hospital para saber qué sucedía con mi amada hermana. Al llegar reconocí a la enfermera que iba saliendo.
- ¡Enfermera! ¿Me recuerda?
- ¡Claro que si!. Yo voy de salida ya que hay cambio de turno. Pero debo informarle que las noticias son algo alentadoras. Debe entrar y pedir información.
De esta forma me emocioné e ingresé al hospital. Me sentía un poco más activo y con un poco más de esperanza y todo mejoró una vez hablé con el doctor. Me dijo que estaba estable y que tenía opciones de sobrevivir aunque debía dejarla en cuidados intensivos por un tiempo. No sabía si reír o llorar pero eso me hizo reaccionar un poco y animarme a tomar una buena decisión sobre las manos sobre las que la iba a dejar de ahora en adelante.

20 de junio del 2010, 07:56am:
Vengo a visitar a mi hermana, hoy está mejor y le prometí que hoy tomaría una decisión sobre la persona que la cuidaría en adelante. Ella me agarró la mano con fuerza y me dijo con voz baja:
- Elige bien por favor. Podemos salir de esto si estamos juntos.
Regresé a casa para almorzar y vi las hojas de vida aún en el mismo sitio donde las había dejado hace 1 mes. Las miré un poco más pero escuché el timbre de mi casa. Recordé que había invitado unos amigos para tomar algo así que me dispuse a abrirles. Caminé hacia la puerta pero recordé la promesa hacia mi hermana, así que di unos pasos atrás y pensé rápidamente si me arriesgaba con un cambio o simplemente contrataba al ayudante del de siempre. En ese momento sonó de nuevo el timbre y olvidé todo. Solo cogí la hoja de vida del ayudante y le puse un papel encima diciendo: "Contratar"... La fiesta esa noche fue excelente...

7 de agosto del 2010, 8:30am:
Sonó la alarma de mi hermana. Ella se disponía a levantarse a hacer algo. Yo solo la veía y pensaba sin convencerme realmente que ese mismo día llegaría el nuevo ayudante. Lo recibí sin pensar en nada más, le abrí las puertas de mi casa y me fui una vez más a mis actividades normales. El contrato una vez más lo hice por cuatro largos años...

Durante ese tiempo pasó de todo. Este personaje salió igual o peor que el anterior. En un principio aunque no estaba de acuerdo con el totalmente llegué a creer que tal vez todo mejoraría pero fue un engaño que yo mismo me hice. Mi hermana estaba muy mal. requería ayudas a cada momento, tenía heridas en todo su cuerpo. El dinero era mal utilizado y este malévolo personaje solo lo repartía entre sus amigos sin darse cuenta del daño que nos hacía. Aveces llego a pensar que si se daba cuenta del daño que nos hacía y no le importaba. Parte de mí creía en él y la otra lo odiaba, pero mis quehaceres diarios no me permitían actuar. Tan solo dejaba que el tiempo pasara y una vez más los cuatro años se cumplieron.

25 de mayo del 2014, 6:55am:
No pude dormir, tengo tantas cosas en la cabeza. Hace dos meses escogí mal las personas que "liderarán" mis proyectos de vida. Además es el momento de escoger una nueva persona que realmente ayude a mi hermosa hermana. Amo a mi hermana y esta vez no pienso dejar que vengan personas inescrupulosas a hacerle daño. Hace un rato me llegaron muchas hojas de vida de interesados en cuidarla y apoyarla pero todos ellos son iguales. Resulta que la noticia se difundió y ahora todos quieren usarla, robarle y se me acercan con una sonrisa en la cara pidiendo que los contrate. Algunos me traen comida, otros me emborrachan y otros tan solo me dicen cosas que se ven bonitas pero a toda luz se nota que son mentiras. Hoy tengo todas esas hojas de vida en la mesa y ya sé que haré esta vez.
Mi nombre es Pueblo y sin mi hermana no soy nadie.

SOY PUEBLO Y ESTA VEZ NO PERMITIRÉ QUE NADIE LE HAGA DAÑO A MI AMADA COLOMBIA.

Desecharé todas estas propuestas ya que realmente no proponen nada nuevo y no hacen nada. Renovaré la convocatoria y escogeré muy bien la siguiente persona que administrará mi hermana. Colombia merece algo mejor, y esta vez no estaré dispuesto a aguantarme más engaños ni mentiras. Pondré de mi parte y solucionaré lo que esté a mi alcance, y apoyaré a los que realmente piensan en Colombia y su bienestar.

¡EL CORAZÓN DE COLOMBIA SEGUIRÁ LATIENDO!

Imagen tomada de: http://www.personalizarte.com.co/Colombia.php